Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

ong

Las ONG y su normativa

19 Oct 2017

Cooperación y trabajo voluntario, es lo que define a lo que se llama el tercer sector, las entidades sin ánimo de lucro. En la gestión económica y las organizaciones administrativas siempre han existido dos tipos de posiciones: El sector público y el sector privado. Pero las últimas dos décadas han dado lugar a entidades que no son públicas y no persiguen beneficio, son estas las que se encuadran en lo que se denomina el Tercer Sector, aquel sector de la economía compuesto por entidades sin ánimo de lucro. El tercer sector también puede denominarse, No Gubernamentales, de Sociedad Civil, Economía Social.

Entonces, ¿qué es una entidad sin ánimo de lucro?

Según la Asociación Española de Fundaciones, se trata de una organización que no redistribuye sus beneficios a sus propietarios y accionistas, sino que los reinvierte en la entidad para seguir cumpliendo sus objetivos fundacionales, dejando de estar guiadas por criterios comerciales.

Dentro de este Tercer Sector coexisten diferentes entidades como las fundaciones y las asociaciones y en ocasiones se tiende  a confundir una con la otra, por eso vamos a determinar las diferencias.

Una Fundación es una organización dotada de personalidad jurídica privada que se caracteriza por perseguir, sin ánimo de lucro, fines de interés general a favor de un colectivo genérico de beneficiarios.

La Ley estatal 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones es la que regula este tipo de entidades en España, aún así, no se trata de una sola ley básica sino que cada Fundación depende de las leyes propias de cada comunidad autónoma a la que pertenezca.

Según la Ley, para constituir una fundación es necesario hacer una dotación inicial valorada en 30.000€. El requisito indispensable de las fundaciones es que esté destinada al cumplimiento de fines de interés general. Una persona o grupo de personas puede constituir su propia fundación y decidir el funcionamiento de ella, pero antes, es necesario que se formalice en escritura pública.

Un ejemplo de fundación puede ser la Fundación contra el Alzheimer Pasqual Maragall, que trabajan y fomentan el apoyo en la investigación científica y la prevención de esta enfermedad.

La asociación, a diferencia de las fundaciones, es una entidad formada por un conjunto de asociados o socios para la persecución de un fin de forma estable, sin ánimo de lucro y con una gestión democrática.

Se necesita un mínimo de tres personas para su constitución y el tipo de documento necesario para esta puede ser de escritura pública o privada. No existe ningún mínimo de patrimonio inicial, se puede empezar una asociación con 0€. El funcionamiento de una asociación es democrático, a diferencia de las fundaciones, en las cuales el fundador es quien decide su funcionamiento.

Otra característica de las asociaciones es que pueden desempeñar actividades empresariales, siempre y cuando el beneficio de estas sea aplicado a sus finalidades como entidad sin ánimo de lucro.

Un ejemplo de asociación es la de MUA Solidaris, cuyo objetivo es recaudar fondos para la investigación de la leucemia infantil.

Como vemos, existen diferencias entre estas entidades que es necesario saber si quieres empezar tu propia ONG o si quieres contribuïr de forma económica en ellas, ya que presenta diferentes ventajas como tener la posibilidad de desgravar las aportaciones realizadas en la declaración de la renta correspondiente: IRPF para las personas físicas, Impuesto sobre Sociedades para las personas jurídicas.

¿Estás pensando en crear tu ONG o en dar tu aportación a alguna de ellas? ¡En FormalDocs te animamos a hacerlo! También te informamos que una buena forma de empezar es asistiendo este sábado día 21 al Vermut Solidario en Barcelona, un evento para todos los públicos donde poder disfrutar de comida, actividades y buena música mientras estás dando apoyo a causas benéficas.

comments powered by Disqus