Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

fotoblog2

Propiedad Intelectual y Derecho informático

29 Nov 2017

¿Qué es la propiedad intelectual?

La propiedad intelectual es el conjunto de derechos de autores o productores respecto de un bien inmaterial, que será la obra o producto de su creación. Está integrada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición y el derecho exclusivo a la explotación de la obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley. En todos ellos, lo que se protege es la forma de expresión, no la idea.

El objeto que se protege es todo tipo de creación intelectual en cualquier tipo de soporte, sea tangible o intangible (el caso del software), actual o futuro (por inventar).

 

El derecho informático:

Existe una rama en Derecho compuesta por un conjunto de normas jurídicas que procuran la solución de conflictos producidos por la creación, desarrollo y uso de elementos informáticos o problemas de los mismos.

Además de cierta legislación específica, el Derecho informático también dispone de instituciones propias como el contrato informático o las firmas digitales. Por ello, mucha gente lo considera un Derecho autónomo. Pero mucha otra no apoya esta tesis, argumentando que la informática aparece en todos los ámbitos jurídicos como algo secundario y complementario.

Dentro del derecho informático existen numerosos conceptos que han creado la necesidad de que la propiedad intelectual e industrial les otorgue protección: las TIC, el dinero digital, la libertad de expresión online, el comercio electrónico, la defensa del consumidor, la firma electrónica, la protección de datos…

 

El derecho informático y la propiedad intelectual:

En este apartado vamos a analizar algunos de los aspectos más relevantes de la informática que necesitan de esa protección que otorga la legislación sobre propiedad intelectual:

 

  • Hardware:

El hardware puede definirse como el conjunto de los componentes que conforman la parte material física de un ordenador, tanto internos (disco duro, circuitos, placa madre, etc.) como periféricos (escáneres, impresoras...)

El hardware está protegido por la propiedad intelectual en muchos casos. Uno de los más sonados e interesantes es la patente que protege el conector Lightning de apple, un conector que destacó por ser más fácil de conectar a los dispositivos, ya que es reversible (puede enchufarse boca arriba o boca abajo, no de una sola forma como sus antecesores).

Al patentar Apple este tipo de conector, el resto de marcas del ámbito vieron restringida la posibilidad de sacar al mercado el mismo tipo. Al poco tiempo, Android implementó un conector muy parecido, eso sí, su nombre comercial y forma física eran diferentes, el USB tipo C.

 

  • Software:

El software también puede estar protegido jurídicamente. Es importante que esto ocurra debido al desembolso de capital en investigación que realiza la empresa que elabora el software y el interés del programador porque se reconozcan sus derechos de autor a efectos profesionales (aunque los derechos de explotación pertenezcan a la empresa).

El software puede definirse como el conjunto de programas, instrucciones y reglas informáticas que permiten ejecutar distintas tareas en el ordenador, el equipamiento lógico e intangible, las aplicaciones informáticas. Son por lo tanto bienes inmateriales, invenciones susceptibles de aplicación industrial, sujetos a la legislación sobre patentes (Ley 11/1986 de 20 de marzo).

Hay software libres y softwares privativos (es decir, que están patentados). Las patentes de software son títulos que reconocen el derecho de explotar en exclusiva durante 20 años determinadas funcionalidades, algoritmos u otras acciones que pueden realizarse en el ordenador.

Podemos destacar varios tipos de licencias relevantes en el campo del software libre: La Licencia Pública General (GPL, la más usada, que garantiza a los usuarios finales la libertad de usar, estudiar, compartir y modificar el software) y la Licencia Pública General Reducida (creada por la Free Software Foundation, asegurando que el software es libre para todos sus usuarios).

Ambas licencias pertenecen al campo del software libre, pero obviamente existen otros tipos de software que no lo son. Dentro del software propietario o privativo (es decir, el software del cual no existe una forma libre de acceso a su código fuente y que solo se encuentra a disposición de su desarrollador y no permite su libre modificación) podemos encontrar el Visual Basic, un lenguaje de programación desarrollado por Alan Cooper para Microsoft, por el cual se ha de pagar para poder utilizarlo o para poder desarrollar aplicaciones con él.

 

  • Protección de datos:

Más que a los datos, a quien en realidad se protege es al titular de los datos cuando estos se agrupan, mediante medios tecnológicos, siendo posible su trato conjunto.

Según la Agencia Española de Protección de datos, un dato de carácter personal es cualquier información que permita identificarte o hacerte identificable. La misma AGPD define el Derecho fundamental a la protección de datos como la facultad que “se reconoce al ciudadano de controlar sus datos personales y la capacidad para disponer y decidir sobre los mismos”. Así, el ciudadano puede protegerse frente a terceros. La actual legislación sobre este tema se encuentra en la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de datos de carácter personal (LOPD).


 

La Ley de Economía sostenible (“Ley Sinde”):

No podíamos terminar este artículo sin hablar de la famosa “Ley Sinde”, cuyo objetivo principal era, según el gobierno, “situar a la economía española sobre los cimientos del conocimiento e innovación, con herramientas respetuosas con el medio ambiente y en un entorno que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social”.

Lo que nos atañe en el ámbito informático de esta Ley es su Disposición Final número 43, en la que regula las descargas en Internet.

Pero antes de analizar dicha disposición, cabe explicar el concepto de “piratería” o descarga ilegal en Internet, que se produce cuando se pone a disposición de los usuarios una transferencia electrónica de software con derechos de autor, para que otros puedan copiarlos y usarlos sin la licencia correspondiente sin el creador recibir ninguna remuneración por su software. Es, por tanto, una violación de los derechos de autor del creador.

Dicha disposición final, cuya paternidad pertenece a Ángeles González-Sinde (ministra de cultura del momento que dió lugar al conocido nombre de la Ley), pretende regular las descargas de contenidos con copyright en España. La Ley, entre otras cosas:

- Autoriza el corte de acceso a Internet a los usuarios que, reiteradamente, violen los Derechos de Propiedad Intelectual.

- Crea la Comisión de Propiedad Intelectual, que es quien recibe las denuncias de un autor o particular contra una web de descargas. El trabajo de esta Comisión de Propiedad Intelectual es, en el momento posterior a la denuncia, advertir al propietario de la página denunciada de que debe retirar los enlaces o contenidos que violan la propiedad intelectual.

La Ley Sinde, con todo lo anterior, buscaba regular las infracciones a la propiedad intelectual en la red. Pero para un amplio sector de los internautas dicha Ley en realidad ponía en riesgo derechos fundamentales tales como la libertad de expresión, la presunción de inocencia y el derecho al debido proceso.

 

comments powered by Disqus