Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

g-crescoli-365895 (Copiar)

Bases de datos

16 Ene 2018

¿Qué es la propiedad intelectual?

La propiedad intelectual es el conjunto de derechos de autores o productores respecto de un bien inmaterial, que será la obra o producto de su creación. Está integrada por derechos de carácter personal y patrimonial, que atribuyen al autor la plena disposición y el derecho exclusivo a la explotación de la obra, sin más limitaciones que las establecidas en la Ley.

El objeto que se protege es todo tipo de creación intelectual en cualquier tipo de soporte, sea tangible o no (en el caso de software), actual o futuro (por inventar).

Las bases de datos son también, como se puede deducir de la definición anterior, obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual.


 

¿Qué son las bases de datos?

Según el artículo 12.2 de la Ley de Propiedad Intelectual, las bases de datos son “las colecciones de obras, de datos, o de otros elementos independientes dispuestos de manera sistemática o metódica y accesibles individualmente por medios electrónicos o de otra forma”.

Es indiferente que la base de datos sea una obra original o no, para que esté protegida solo debe cumplir ciertos requisitos:

- Contener una recopilación de elementos independientes.

- Organización de dichos elementos de una manera sistemática o metódica.

- Resultar accesibles individualmente.

 

Si, además, también es una obra original, estará protegida por los derechos de autor.

Si no es una obra original, estará protegida por los derechos “sui generis”, siendo la creación de la base de datos una inversión (económica, de trabajo, esfuerzo...) sustancial por parte de la persona que la fabrica. Esto aparece plasmado en el artículo 133 de la Ley de Propiedad Intelectual:

“El derecho sui generis sobre una base de datos protege la inversión sustancial, evaluada cualitativa o cuantitativamente, que realiza su fabricante ya sea de medios financieros, empleo de tiempo, esfuerzo, energía u otros de similar naturaleza, para la obtención, verificación o presentación de su contenido”.


 

Autoría:

Es autor de una base de datos la persona o personas físicas o persona jurídica que haya creado la base de datos.

Corresponde al autor el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra (de los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación), que no podrán ser realizados sin su autorización, salvo en ciertos casos previstos en la Ley de Propiedad Intelectual.

La Ley permite un "uso honesto" aunque sea sin autorización, siempre que la utilización de la obra sea para cualquier fin que no sea el comercial.


 

Derechos del fabricante de la base de datos:

El fabricante de la base de datos puede prohibir “la extracción y/o reutilización de la totalidad o de una parte sustancial del contenido de ésta, evaluada cualitativa o cuantitativamente, siempre que la obtención, la verificación o la presentación de dicho contenido representen una inversión sustancial desde el punto de vista cuantitativo o cualitativo”, según la Ley.

Este derecho podrá transferirse, cederse o darse en licencia contractual.

No obstante, no estarán “autorizadas la extracción y/o reutilización repetidas o sistemáticas de partes no sustanciales del contenido de una base de datos que supongan actos contrarios a una explotación normal de dicha base o que causen un perjuicio injustificado a los intereses legítimos del fabricante de la base”.


 

Excepciones al derecho “sui generis”:

Como adelantamos en otro apartado, el usuario legítimo de una base de datos podrá, sin autorización del fabricante de la base, extraer y/o reutilizar una parte sustancial del contenido de la misma cuando:

- Sea una extracción para fines privados del contenido de una base de datos no electrónica.

- Sea una extracción con fines ilustrativos de enseñanza o de investigación científica en la medida justificada por el objetivo no comercial que se persiga y siempre que se indique la fuente.

- Sea una extracción y/o reutilización para fines de seguridad pública o a efectos de un procedimiento administrativo o judicial.


 

Plazo de protección:

Las bases de datos están protegidas por un período de quince años, empezando a contar desde el día uno de enero del siguiente año al que fueron creadas (aunque la protección comienza desde el momento de su creación).

 

Crea tu contrato ahora 

comments powered by Disqus