Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

patentar-idea

¿Puedo patentar una idea de negocio?

04 Feb 2019

Nos habéis preguntado mucho sobre la posibilidad de patentar una idea de negocio. Así que vamos a explicaros lo que se puede y no se puede hacer legalmente.

 

Lo primero decir que la Patente es la máxima protección que podría tener una creación ya que otorga el derecho exclusivo de explotación durante veinte años (20 años) a su autor. Según la Ley, son patentables las invenciones nuevas que impliquen actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación industrial.  No se consideran invenciones los planes, reglas y métodos para el ejercicio de actividades intelectuales ni tampoco los softwares o las formas de presentar informaciones (Art. 4.4 Ley de Patentes).

 

Como vemos, en España, por ley las ideas no se pueden patentar, ya que los esquemas, planes, reglas, plan de negocio, etc., no se consideran invenciones, por tanto, no se pueden registrar como Patentes. Solo pueden ser protegidas por Propiedad Intelectual aquellas ideas que ya han sido desarrolladas (nombre comercial, marca, producto, software, modelo de utilidad ... etc.)

 

En la mayoría de países sucede lo mismo excepto en EEUU, donde la legislación norteamericana contempla explícitamente la protección para los modelos de negocio.  

 

En la práctica, las ideas de negocio pueden protegerse a través de diferentes medidas, una alternativa se encuentra en los derechos de propiedad intelectual ya que por la mera creación de cualquier idea corresponden unos derechos. En estos enlaces podeis encontrar más información sobre el Registro de la Propiedad Intelectual , la Propiedad Intelectual en el ambito internacional y derechos de autor, qué son y como evitar vulneraciones.


 

¿Y cómo protejo mi idea si todavía no la he desarrollado y no puedo patentarla? Para poder proteger una idea, si queremos exponerla con el objetivo de dar los primeros pasos en su puesta en marcha podemos realizar un acuerdo de confidencialidad. Con este acuerdo nos asegurarnos que la otra persona o empresa no hará uso de esta idea para su propio beneficio. Sirve para proteger la información sensible de la empresa. Las partes se obligan a no revelar la información considerada como confidencial. En este caso, conviene delimitar qué tipo de información se considerará confidencial y qué uso se le podrá dar.

 

Puedes personalizar tu contrato de confidencialidad en pocos pasos aquí:

 

Personalizar Acuerdo de Confidencialidad

comments powered by Disqus