Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

colaboracion_

Cómo redactar un contrato de colaboración

25 May 2015

Las colaboraciones son beneficiosas cuando no podemos ofrecer todos los servicios por nosotros mismos y en ciertos casos debemos contar con colaboradores que puedan suplir nuestras carencias y complementar nuestros servicios.  

Para redactar por escrito las condiciones de la colaboración podemos utilizar la siguiente estructura.

Información de los colaboradores

Aquí debemos incluir la denominación y nombre comercial de las empresas, Nif, dirección y cuál es su actividad económica.

Definir la relación

Es importante incluir dentro del contrato que se trata de una colaboración. ¿Por qué? Porque es esencial aclarar que no existe una relación laboral y que se trata de una relación puntual, flexible y concreta en el tiempo. Puede que estemos ante una relación mercantil si los colaboradores realizan una actividad empresarial o comercial, o puede que sea civil si esa actividad conjunta no va a suponer una actividad económica.

En cualquier caso, aunque el término “colaboración” es muy amplio sirve para encuadrar la relación y no confundirla con otros tipos más restrictivos como la laboral.

Definir la colaboración

¿En qué va a consistir? Si es un intercambio es importante detallar qué va a realizar cada colaborador, y cómo lo va a hacer.

Si va a ser un servicio a cambio de una retribución, determinar la cantidad exacta y la forma de pago, e intentar concretar al máximo el servicio.

Plazos y duración

La colaboración se puede enfocar de dos formas principalmente:

   - Puntual: una acción concreta

   - Prolongada: deberemos darle una periodicidad

Qué pasa si alguno de los colaboradores incumple con su parte

Imaginemos que tu colaborador se comprometió a realizar un servicio en el plazo de 2 semanas y no lo ha hecho ni hay indicios de que lo haya incluso empezado. En este caso entendemos que ha incumplido su parte (ofrecer el servicio en 2 semanas) por lo que tu estarías legitimado para finalizar el contrato. Lo que supone no pagar el precio, o no realizar la actividad contrapartida. Esto no debe ser así siempre, ya que se puede renegociar, pero al menos, es legal finalizar el acuerdo sin que la parte incumplidora pueda exigir el precio a la otra parte.

Se puede incluir en el contrato una cláusula que incluya las causas de finalización del contrato.

Esta cláusula establecerá los motivos por los que el contrato puede finalizar antes de tiempo. Por ejemplo:

Causas de finalización del contrato

   - Que alguna de las partes quiera finalizarlo

   - Que alguna de las partes no cumpla a lo que se comprometió

Las causas de finalización deberían ser por definición bastante libres ya que es una relación flexible por lo que si alguno de los colaboradores decide no seguir adelante con la colaboración no debería haber ningún problema.

Sin embargo, si se trata de una relación mercantil más similar a la prestación de servicios recomendamos formalizar un contrato de prestación de servicios ya que cuenta con una mayor regulación. 

        Personaliza tu contrato de prestación de servicios

 

 

 

comments powered by Disqus