Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

casa1

Cómo finalizar anticipadamente un contrato de alquiler

23 Jul 2015

Cuando firmamos un contrato de alquiler no solo debemos fijarnos en la renta y los meses de fianza sino que hay otro tipo de condiciones que son igual de importantes. Una de ellas es que sucede si se termina anticipadamente ese contrato.  

Estos son los pasos para dejar un alquiler anticipadamente de forma correcta. 

1. Preaviso

Se debe avisar al propietario al menos 30 días antes, a no ser que se haya pactado otra cosa. Además, debe comunicarse por escrito no sólo verbalmente, ya que de lo contrario es difícil probarlo. 

2. Derecho a rescindir el contrato

En los contratos de arrendamiento de vivienda de uso habitual existen algunas limitaciones al derecho de rescindir el contrato. 

Si se ha firmado antes del 6 de junio de 2013, se puede terminar el contrato anticipadamente siempre que se haya permanecido en alquiler al menos cinco años, pero debe comunicarse por escrito al arrendador dos meses antes. Independientemente, el propietario podría reclamar una compensación por los perjuicios causados.

Si el contrato es posterior a esa fecha, el inquilino puede anularlo si han transcurrido 6 meses desde la firma, avisando al arrendador con al menos 30 días de antelación.

Para los contratos de alquiler temporales, vacacionales o por motivos de estudios o trabajo únicamente se deberá respetar el preaviso pactado en el contrato. 

3. Dar de baja los servicios contratados

En caso de haber dado de alta los servicios de agua, luz, Internet… también debemos contactar con las respectivas compañías para darlos de baja o al menos cambiar la domiciliación bancaria y el titular para dejar de asumir los gastos que ya no nos corresponden más adelante. 

4. Devolución de la fianza

La fianza se presta para garantizar al arrendador el cumplimiento de las obligaciones del inquilino, tanto de las económicas como de las de buen uso del inmueble arrendado. Pero el inquilino no debe dar por pagado ningún mes de renta bajo pretexto de que el arrendador tiene un dinero que es suyo. 

Una vez que el propietario ha comprobado que no hay desperfectos en la vivienda, deberá devolverse la fianza. 

Sin embargo, hay dos casos en los que aún existiendo desperfectos el propietario no puede quedarse la fianza:

Si existen daños que requieren obras de conservación, es decir, aquellas situaciones en las que algún elemento de la vivienda requiere ser reparado para que ésta pueda ser habitable. Estos daños debe sufragarlos el arrendador en base al artículo 21.1 de la LAU por lo que no procede retener la fianza.

Si al terminar el contrato el casero aprecia pequeños daños ocasionados por un uso normal del inmueble, entonces la reparación de esos daños corresponde al arrendador, por lo que tendrá que devolver la fianza íntegramente al inquilino. 

Respecto al momento de la devolución de la fianza, el propietario tiene la obligación de devolverla en el momento en que se le devuelven las llaves. Si tarda más de 30 días, el importe de la fianza devenga intereses. 

comments powered by Disqus