Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

Pokemon

Delitos que puedes cometer con Pokémon GO y que te pueden llevar al calabozo.

01 Ago 2016

Nos encontramos rodeados por una invasión de pokémons, podemos tropezar con ellos en nuestra vivienda, espacios públicos, coches y otros lugares inimaginables. El fenómeno Pokémon GO se ha extendido mundialmente, pero ahora también lleva de cabeza al mundo jurídico.

Este juego, que empezó como cualquier otro, puede convertirse en el causante de que cometamos algún delito. Está aplicación para móvil funciona con un geolocalizador, a través del cual se van recogiendo pokémons que pueden estar escondidos en cualquier rincón de nuestra ciudad o del mundo entero. ¿Pero hasta dónde estamos dispuestos a llegar para conseguir todos o nuestro mejor pokémon?

Ya se ha comprobado que estamos dispuestos a cruzar fronteras para conseguir ser el mejor entrenador pokémon. Un ejemplo lo encontramos en Central Park, cuando apareció uno de los más deseados por los jugadores, y centenares de personas, taxis, coches y bicicletas se desplazaron y concentraron allí, saturando el reconocido parque, para cazarlo. La pregunta es, ¿Hasta cuándo durará ésta moda? No se puede saber, pero sí que podemos dar las herramientas para seguir jugando de manera segura, sin cometer delitos y sin terminar en el calabozo.

Cosas que no debemos hacer mientras jugamos a Pokémon GO

1.       Allanamiento de Morada

Los creadores de la aplicación, garantizaron que no pondrían pokémons en propiedades privadas, pero aun así, ha aparecido alguno en algún jardín privado, haciendo que personas ajenas a la vivienda se colaran en él para cazar el pokémon. Esto en España es considerado, por el artículo 202 del Código Penal, Allanamiento de morada. Este delito puede llevarnos de seis a dos años de prisión junto con una multa, que puede variar según como se haya entrado en la propiedad privada, es decir, si se ha realizado la acción con malos modos, por ejemplo,  rompiendo la valla o intimidando a sus propietarios.

2.       Entrar en espacios públicos cuando están cerrados

Ir a cazar un pokémon que se encuentra en un espacio público, pero este está cerrado, también puede considerarse delito, y sería penalizado con una pena de seis meses a un año, si no se ha utilizado violencia, pero se agravaría hasta tres en el caso de que hubiera habido, además de una multa en ambos casos. Un ejemplo lo encontramos en Madrid, dos chicos se colaron de madrugada en el cuartel de la Guardia Civil para cazar a un pokémon.

3.       Conducir mientras hacemos de entrenador pokémon

Conducir hablando por el móvil o contestando un mensaje ya es delito, pero hacerlo mientras se cazan pokémons puede considerarse un delito de conducción temeraria, ya que se puede poner en peligro la vida o la integridad de las personas. La multa por estos casos es pena a prisión de seis meses a dos años, además de la privación del derecho a conducir entre uno y seis años. Pero tenemos que tener en cuenta que si esta conducción temeraria ha puesto en riesgo la vida de una persona la pena puede llegar a los cinco años y hasta diez la privación del carnet de conducir.

4.       Utilizar a los pokémons como cebo

Hay personas que no juegan a Pokémon GO para cazar pokémons, sino para cazar carteras, móviles, coches y otros objetos personales. Los desarrolladores del juego son los encargados de situar a los pokémons en los distintos lugares del mundo, pero hay personas que han encontrado la manera de hacerlo ellas mismas, y así, utilizarlos de cebo para poder robar a las personas que se dirigen allí para cazarlo. Al final, terminan ellos siendo los cazados.

5.       Si nos caemos en la vía pública por estar jugando a este juego no podemos reclamar

Mirar por donde andamos es fundamental para evitar caídas tontas, chocar con mobiliario urbano o comernos una señal de tráfico o semáforo. Si nos pasa esto mientras estamos jugando con esta aplicación, por culpa de tener toda la atención centrada al móvil, no podemos reclamar a la Administración Pública. Para poder hacerlo, es necesario poder demostrar que hemos caído por culpa del mal estado en que se encuentra  la vía pública.

6.       No atentar contra la normativa de protección de la propia imagen

Para poder utilizar la imagen de una persona, antes debemos tener su consentimiento, ya sea para uso privado o para uso público. Este es uno de los tipos de delitos que ha aparecido a raíz del juego. Las capturas de pantalla que hacemos los jugadores para mostrar a los demás los pokémons que hemos cazado, en ocasiones puede contener la imagen de terceras personas que no tienen nada que ver con nosotros. Publicar la imagen tal cual, puede ser considerado delito a la propia imagen, por tanto, para evitar demandas, lo ideal sería píxelar la cara de dichas personas.

Jugar no es un delito, pero hacer alguno de los actos comentados anteriormente sí. Por tanto, es primordial, para divertirnos jugando y evitar demandas y denuncias que nos puedan traer problemas, no realizar ninguna de las acciones anteriores.

 

 

comments powered by Disqus