Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

contrato verbal

Contratos verbales: Acuerdos que se los puede llevar el viento.

26 Sep 2016

Tienes ganas de empezar en tu nuevo trabajo. Has estado tiempo esperando la entrevista para uno de tus puestos favoritos pero cuando llega el día, nada es como esperabas. Hoy escribiremos el testimonio que nos ha dejado una usuaria que tuvo una mala experiencia con un contrato laboral.

“Para mi ir a este estudio a trabajar era como un sueño, desde que los conocí seguía todos sus trabajos por las redes sociales y alguna conferencia. Durante mi primer año en diseño gráfico estuve preparándome un portafolio y así probar suerte en verano. En mayo se lo envié, y al dia siguiente ya obtuve respuesta del director creativo, pero su respuesta fue que le había gustado mucho y que se lo pasaba al manager para ver si podía ir.”

Antes de incorporarse en la empresa de sus sueños, la usuaria ya notaba que algo no iba bien, echaba de menos algo muy importante: el contrato.

“...el manager me comento que serian 150 euros al mes, 8 horas diarias y que no había contrato. Yo aquí le pregunté si no necesitaba papeles míos o algo que hiciera constar que yo me encontraba allí trabajando. Pero el manager me dijo que no me preocupara que no había problema.”

De manera formal, podemos decir que en esta situación se ha dado un contrato verbal. Cuando nos ofrecen un trabajo a través de un contrato verbal, nos podemos asustar, ya que debido a su aparente informalidad, nos puede parecer inseguro aceptar ese puesto. Aún así, un contrato verbal está permitido por la ley, siempre y cuando cumpla con una serie de requisitos como por ejemplo:

1. Establecer claramente el tipo de labor que va a desarrollar

2. Definir desde un principio el sitio donde se prestará el servicio, entendiendo como sitio dos aspectos: la ciudad y la ubicación del establecimiento en la ciudad.

3. Fijar un salario. Según el Código Penal no es válido el trabajo sin remuneración a menos que éste consienta de una labor altruista.

4. El período de prueba, no está permitido concretarlo en el contrato verbal, ya que tiene que ir siempre por escrito. Aún así, existen excepciones como por ejemplo en la prestación de servicios domésticos, para los cuales, el artículo 77 del Código Laboral establece que el período de prueba para los contratos de servicios domésticos, sean verbales o escritos, son 15 días.

5. Ya sea un contrato verbal o escrito, es obligatorio la afiliación y el pago de la Seguridad Social del trabajador.  Si es un servicio de corta duración es obligatorio asegurarse por parte de la empresa que el trabajador está cubierto por la Seguridad Social. En el caso del testimonio no se cumplía con este requisito.

Como hemos podido ver, hacer un contrato verbal es posible, pero siempre y cuando se cumplan con los anteriores requisitos legales. Cuando se hace un acuerdo verbal muchas cosas pueden quedar en el aire y las consecuencias pueden ser muy desfavorecedoras tanto para el trabajador como para la empresa contratadora. En cambio, hacer un contrato por escrito nos permite tener todos los requisitos legales claros y con ello se evita la confusión, los malentendidos y las preocupaciones legales.

 

 

comments powered by Disqus