Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

Musicos y leyes

Propiedad Intelectual, licencias y modelos de contratos en el sector musical

11 Nov 2016

Cuando sale una reforma o una actualización de alguna ley, de forma inevitable, diferentes sectores se pueden ver afectados, pero al que nos vamos a dirigir hoy es al sector musical. Para los que sigan este blog, sabréis que nos gusta hacer la legislación más próxima y entendedora, por eso, en el post de hoy, hemos tomado nota de los aspectos legales que un músico tiene que tener en cuenta durante su carrera. Pero, ¿por qué es importante que un músico conozca lo que dice la legislación? Porque del mismo modo que puede evitar caer en problemas legales, también puede suponer un beneficio.

1. La propiedad intelectual

Uno de los aspectos más básicos que hay que tener en cuenta es la propiedad intelectual, puesto que un músico es a la vez el creador de una obra original, y debe adquirir esta propiedad si no quiere que se haga un uso libre de ella sin su permiso. Cabe apuntar, que hacerse con la propiedad intelectual de una obra es un acto voluntario. Para conseguirla en España, se tiene que acudir en El Registro General de la Propiedad Intelectual que tiene tres finalidades: proteger los derechos de la obra, proporcionar pruebas de que existe dicha obra con titularidad exclusiva y publicar y difundir estos derechos.

Aún así, antes de acudir a El Registro, no se puede pasar por alto investigar previamente los requisitos necesarios para registrar la obra. Hay información de ello en Internet o en el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (En España). Una vez se obtiene la propiedad intelectual de la obra el autor adquiere unos derechos de exclusividad, y como consecuencia si alguien quiere hacer uso de la obra debe pedir permiso. Muchas veces esto implica que te tenga que pagar al autor.

Para profundizar un poco más en la Propiedad Intelectual, cabe matizar las dos categorías que existen: La propiedad industrial, que te da el derecho de poder explotar de forma comercial e industrial tus creaciones a través de propiedades de estas como, los títulos de las canciones, diseño, imagen, etc. Se podría decir que esta propiedad te permite vender tus obras de forma profesional en el mercado. A la vez que tu obra queda reconocida por este derecho, te protege de la usurpación, la falsificación y la competencia desleal. Por otro lado encontramos los derechos de autor, que se focalizan más en la protección de creación de la obra. Este derecho vincula al autor con su creación y la hace de su “pertinencia”. Un ejemplo sería cuando se quiere registrar la composición musical de una canción. Y tal y como pasa con la música también pasa con los otros 7 artes: el cine, la literatura, la fotografía, la arquitectura, danza, pintura y escultura.

2. Licencias para tocar música en público

Cantantes como Justin Bieber, Leonard Cohen o Joaquín Sabina, empezaron tocando en la calle y han acabado siendo músicos profesionales. Si paseamos por las ramblas de cualquier gran ciudad o por las vías del metro, veremos músicos dando a conocer sus obras o sus talentos, pero lamentablemente para algunos, la legislación a veces dificulta la exposición de música en la calle. Dependiendo del ayuntamiento de cada ciudad, los músicos que se quieran dar a conocer en la calle deben adquirir previamente una licencia, como es el caso del Ayuntamiento de Madrid que sólo permite tocar música en el centro de la ciudad si se tiene una licencia. Si hablamos de Barcelona, vemos que para tocar en la Ciutat Vella hay que tener en cuenta la regulación que se hace de actuaciones en la vía pública. Incluso se ha creado un proyecto cultural denominado Música al carrer gestionado por el Centro Cívico de Sant Agustí. Por eso, para no tener problemas, es importante tener en cuenta la normativa de cada zona si se quiere tocar en la calle.

Por otro lado existen las licencias para tocar en un local, que eso es un asunto legal interno, del que se encarga cada establecimiento para poder tener música en directo.

3. Modelos de contrato en la indústria musical

Existen diferentes tipos de contratos a los que un músico se puede encontrar durante su carrera. Por un lado el más sonado y a la vez deseado es el contrato con un sello discográfico. En este documento el objetivo, según www.copyrait.com , puede ser:

3.1 La prestación de los servicios del artista llevando a cabo la interpretación de unas obras musicales previamente pactadas que permitan su grabación por la discográfica.

3.2 La cesión de los derechos de reproducción, distribución y comunicación pública (incluyendo puesta a disposición del público) de esas grabaciones, en cualquier medio o formato, por todo el plazo de vigencia de los derechos y sin limitación territorial.

3.3 La autorización para el uso de la imagen del artista por parte de la discográfica para la promoción de los fonogramas y eventualmente para comercializar productos de merchandising;

3.4 La cesión del uso de la marca identificativa del artista (cuando el artista tiene registrado su nombre como marca).

3.5 La regulación del uso de las respectivas websites del artista y la discográfica para la promoción de los fonogramas.

Por otro lado, en un contrato con un sello discográfico deben constar asuntos como la retribución del artista, el permiso de las grabaciones, los derechos de autor, la promoción, la exclusividad y la duración del contrato.

En segundo lugar podemos mencionar el contrato interno para una banda musical, sobretodo cuando integra a un miembro nuevo. Este acuerdo facilita muchas cuestiones como por ejemplo el reparto de los ingresos que se lleva la banda y a su vez este contrato fortalece el compromiso de grupo de los músicos. También puede ayudar a solucionar problemas, como cuando uno de los miembros abandona la banda y que su nombre no quede vinculado a la marca comercial del grupo. En este post de Promoción Musical encontramos un ejemplo de cómo podría ser un acuerdo legal para una banda musical.

Hasta aquí  el post de hoy sobre la propiedad intelectual y las licencias para el sector musical, así como, también, lo que consideramos necesario que un músico conozca para que su carrera profesional no se encuentre con ningún tipo de problema legal.

 

comments powered by Disqus