Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

contrato_alquiler_vivienda

¿Qué establece la ley de alquiler de una finca rústica?

02 Nov 2018

Con la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en 2013, los contratos de alquiler de una finca rústica tienen que hacerse por escrito. Antes de la reforma de esta ley, los contratos de alquiler de una finca rústica podían ser verbales, siempre y cuando el arrendador pudiera demostrar que era dueño de la finca, por ejemplo a través de facturas. Actualmente, se pide por escrito por razones jurídicas y con la intención de evitar conflictos que puedan surgir entre arrendador y arrendatario.

¿Qué establece la ley de alquiler de una finca rústica?

-       Un inquilino no podrá alquilar una finca rústica, si dispone de una o varias explotaciones agrarias de determinadas dimensiones, y que además estas puedan ser distintas de una Comunidad Autónoma a otra.

-       Existe un límite de 1.000 hectáreas para las fincas de aprovechamiento ganadero que se encuentran en extensión.

-       Para poder calcular el límite de hectáreas que pueden alquilar las cooperativas agrarias y las cooperativas de explotación comunitaria de la tierra, se tendrá que multiplicar el límite de 1.000 hectáreas, por el número de personas que trabajan en la cooperativa.

-       Una finca rústica se puede alquilar a distintos inquilinos, siempre y cuando estos se dediquen a distintas explotaciones.  

-       La duración mínima de los contratos de alquiler de una finca rústica actualmente es de 2 años. Aun así, siempre que propietario e inquilino estén de acuerdo, el contrato se puede prorrogar.

Obtén tu contrato de alquiler, siempre adaptado a la legislación vigente, de manera fácil y en pocos pasos aquí:

                 Personaliza tu contrato de alquiler

 

comments powered by Disqus