Acceso clientes Mostrar buscador
Volver

Blog

contrato_arrendamiento

Cuestiones a tener en cuenta para alquilar una plaza de garaje

17 Ene 2019

 

A la hora de realizar un contrato de alquiler de una plaza de garaje, este está regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), siempre y cuando, este alquiler no esté incluido dentro del alquiler de una vivienda, sino que sea un añadido adicional. Es imprescindible que el contrato sea por escrito y en él aparezca; la identidad del arrendador y el arrendatario, la descripción exacta de la plaza de garaje y su situación, que quede fijada la duración del contrato, el importe de alquiler y la fianza.

Qué debo incluir en el contrato de alquiler de una plaza de garaje

Es muy importante determinar la duración del contrato y que esta quede reflejada en el documento que ambas partes han firmado. Ya que el alquiler, terminará el día en que finalice el contrato estipulado, y no hay la necesidad de un aviso previo. Aun así, en el contrato también debería aparecer la posibilidad de rescindirlo, en caso que ambas partes estén de acuerdo, y siempre que se haya comunicado con un mes de antelación. Además, es conveniente como arrendador no obligar al arrendatario a cumplir con el contrato hasta su finalización, así como, el arrendatario debe dejar la plaza de garaje libre en caso que el arrendador decida venderla.

 

La renta también debe figurar en el contrato, es decir, la cantidad pactada por ambas partes. En este apartado también deberá aparecer los plazos de pago, si será anual, mensual o por días, y el modo como se realizará el pago, en metálico, por transferencia, etc. En caso que se decida realizar el pago en metálico, el arrendador deberá dar un recibo al inquilino con los conceptos del pago. Pero en caso que se haga mediante transferencia, todos estos datos figurarán en el recibo de la transferencia.

 

Por lo que hace a la fianza, esta no es obligatoria, y dependerá de lo que decidan ambas partes. En caso que se decida poner una fianza, esta deberá ser abonada al principio del alquiler con el objetivo de cubrir una serie de gastos iniciales, como por ejemplo el mando de la puerta del garaje o la copia de las llaves.  Esta fianza será devuelta al finalizar el contrato, pero también hay la opción de que se sirva como pago del último mes de la renta.

 

El impuesto a tener en cuenta, para los contratos de alquiler de una plaza de garaje será el impuesto del IVA, que actualmente es del 21% sobre la renta pactada e irá a cargo del inquilino. El propietario está obligado a declarar y realizar las liquidaciones trimestrales del IVA, el resumen anual, y todas las obligaciones establecidas en la Agencia Tributaria.

 

Por último, es importante añadir una cláusula dónde diga explícitamente que en caso de impago del alquiler o de incumplir alguno de los requisitos o normas estipuladas en el contrato, el acuerdo queda rescindido.

 

Obtén tu contrato de alquiler de plaza de garaje, siempre adaptado a la legislación vigente, de manera fácil y en pocos pasos aquí: 

Personalizar contrato

 

comments powered by Disqus